lunes, 20 de noviembre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Jörn Rauður


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Porque es el momento de conectarme con un mundo interior activo que estimula mi ansia de conocer, en el caso del ensayo y, de vez en cuando, me produce la agradable sensación de sorpresa, cuando se trata de la narrativa surrealista.
2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
El zoo d'en Pitus

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
Tengo varios libros favoritos en función del estilo y del contenido. Aunque el ensayo suelo absorberlo sin darle descanso. Cualquier tema que pueda “alimentarme”, lo exprimo en un espacio de tiempo relativamente corto (si las circunstancias acompañan) En éste estilo mis favoritos son: El Arte de la Sabiduría, del Dalai Lama, que es un tratado de filosofía que diserta entre las ramas del budismo Mahayana y Hinayana. O Preguntes a un Mestre Zen, de Taisen Deshimaru, que hace un repaso introductivo al Zen a partir de preguntas formuladas por estudiantes de esta corriente meditativa. Uno más próximo en localización podría ser Història de Catalunya (modèstia a part) de Toni Soler, que hace un recorrido por la historia de Catalunya desde un punto de vista humorístico, crítico y satírico dependiendo del momento y del tema a tratar.

En cuanto a la narrativa, no me acabo de reconciliar con ella. Me resulta bastante difícil abstraerme de la realidad y me parece toda bastante previsible. Como libro favorito en éste estilo nombraría cualquiera Haruki Murakami y su fantástico estilo realista – surrealista que siempre te deja sorprendido con sus finales. Por citar alguno nombraría 1Q84, Despietat país de les meravelles i la Fi del Món, la conocidísima Tòquio blues o la genial Kafka a la platja. Sí que es verdad que tengo una conexión especial con El viejo y el mar de Hemingway. No es mi favorito pero de vez en cuando, una tarde de aquellas de verano en la que no tenía nada que hacer y que sabía que no me iba a interrumpir nada, lo heleído, así, del tirón, no es un libro muy largo y se puede leer perfectamente en una tarde. Igual lo he leído tres o cuatro veces. Es una buena metáfora de vida, de la lucha por la lucha simplemente por el hecho de no rendirse. Es como un rencuentro con mi esencia de superviviente.
4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Normalmente, antes de dormir pero si se trata de algún tema en el que esté muy interesado, puedo encontrar tiempo para leer en cualquier momento.
5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
En principio en la cama pero también puede ser en cualquier lugar, si el tema es apasionante, en cualquier lugar.
6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
El Zoo d’en Pitus.

 
Biografía
Barcelona (1967). Desestructurado y postestructurado. Un interés desmesurado por casi todo en la vida que me ha permitido vivir la calle en toda su profundidad e instruirme de forma autodidacta en todo lo que me ha interesado para poder conducirme por “el buen camino”, para poder participar de la sociedad. Compañero, padre y amigo. Las relaciones humanas son el escenario para poner en práctica lo aprendido, incluso en la literatura, aunque se sigan cometiendo errores.
Músico aficionado, componente de una banda de Metal; música que me ha acompañado toda mi vida (sin descartar otros estilos: sobre todo la Clásica, preferentemente los compositores Rusos y del Este en general y en otro apartado destacaría a Puccini). Implicado en la difusión de la cultura musical local, formando parte de la Associació de Músics de Torredembarra, hemos promovido éste fin a través de diversos eventos.
Muy interesado en la política desde muy temprana edad (diría que con ocho años), de izquierdas como cualquiera que se cuestione las líneas de organización de nuestra sociedad y tenga la intención de mejorarla en un ámbito de conciencia colectiva. Implicado en la alternativa local municipal de izquierdas y en la actualidad, en el proceso independentista de Catalunya.











lunes, 13 de noviembre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Espido Freire


1.- ¿Por qué te gusta leer?
No lo sé. Es algo que me permite salir de mi realidad, y que, literalmente, me da vida. Ha sido mi pasión desde niña, y como casi todas las pasiones, tiene algo de misterioso.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
Era un libro de la biblioteca municipal que se llamaba Viajar y reír. No sé si fue el primero, pero sí el primero que elegí para llevarme a casa y leer.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
Hamlet de Shakespeare. Eso no ha cambiado.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Cualquiera. Me concentro bien, y me escapo ahí, a través de las páginas. Ni siquiera necesito silencio.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
Suele ser una cama. La mía o la de cualquier hotel en el que me encuentre de viaje. Otras veces es una butaca de tren o de un avión. El de mi casa es una chaise longue en mi salón, muy alta, con una o dos de mis gatas alrededor.
 
6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
Cualquiera de María Gripe. A mí me entusiasmó cuando era niña, y seguro que a los niños de ahora también.



Biografía
 
(Bilbao, 1974) Debutó como escritora con Irlanda (1998), novela que recibió una espléndida acogida por la crítica y fue galardonada con el Premio Millepage, otorgado por los libreros franceses a la novela revelación extranjera. En 1999 apareció Donde siempre es octubre y seis meses más tarde se convertía en la ganadora más joven del Premio Planeta con su obra Melocotones helados (1999). Sus otras novelas son Diabulus in musica (2001), Nos espera la noche (2003) y Soria Moria (ganadora del Premio Ateneo de Sevilla 2007), La diosa del pubis azul (2005) y su última novela, La Flor del Norte (2011). Es autora, además, de colecciones de cuentos, una novela juvenil y un libro de poemas. La crítica la ha reconocido como una de las voces más interesantes de la narrativa española. En Ariel ha publicado los ensayos Mileuristas, La generación de las mil emociones, Primer amor, Los malos del cuento y Quería Volar.
www.emasefe.com
Twitter: @EspidoFreire
Instagram:espidofreire
Facebook: Espido Freire Emasefe

lunes, 6 de noviembre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Carlos Aimeur


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Podría decir que porque me hace vivir otras vidas, me hace más humano, ser más comprensivo con ‘los otros’, con la gente que me rodea, con la que no he conocido… y me hace darme cuenta de lo insignificante que somos. Me cura el ego, vamos.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
Recuerdo cuál fue el primer libro que me dejó en estado de shock. Vuelo nocturno de Saint-Exupéry. Debía tener doce años, formaba parte de una colección de literatura juvenil, y me hizo descubrir otro tipo de literatura, más allá del mero esparcimiento, una literatura que te hacía comprender el mundo y a la gente.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
No tengo uno solo. Decenas. No podría decirte unos porque me olvidaría de otros. Perdóname.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Cualquiera. Por reminiscencias juveniles, quizás la hora de la siesta, que prefiero dedicarla a la lectura, pero cualquier momento es bueno.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
Tengo tres: mi despacho, donde leo muchos libros de consulta; mi dormitorio, donde cuando el tiempo me lo permite leo antes de dormir; y el sofá del comedor, donde me gusta sentarme delante de la televisión apagada y leer. Como quiera que la mayor parte del tiempo lo dedico al trabajo, describiré el primero.
Tengo tres estanterías a la izquierda, atiborradas de libros en primera y segunda fila, y algunos hasta tumbados. Enfrente mío, un armario de despacho donde se arraciman mi modesta colección de cómics y la documentación para mis novelas. A mi espalda, unas estanterías repletas de Cd’s con música que escucho mientras escribo, una reminiscencia de los tiempos predigitales a la que no renuncio. Y a la derecha, un gran ventanal que da al patio interior de mi casa. Desde aquí puedo ver el comedor de casa, donde ahora mi hijo juega con unas piezas de Lego y mi mujer lee una revista sentada en la mesa. Abajo, en el patio, mi perro, un teckel de pelo duro al que llamamos Lope juega con una pelota de tenis.

6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
El misterio de la isla de Tökland (1981), de Joan Manuel Gisbert.


Biobibliografía

Carlos Aimeur (Valencia, 1972). Escritor y periodista, obtuvo en 2007 el premio ‘Vicente Blasco Ibáñez’ de narrativa en castellano que concede el Ayuntamiento de Valencia por la novela Bonaventura. Sangre, cólera, melancolía y flema, que retrata la Guerra de Sucesión en la ciudad de Valencia. En 2015 apareció publicada su segunda novela, Destroy. El corazón del hombre es un abismo, que tiene como telón de fondo el final de la ruta del bakalao. Ha participado con relatos en los volúmenes colectivos Todos iguales. Todos diferentes (2013), Valencia Criminal (2012), Ocurrió en Valencia (2012), y ha publicado narraciones breves en diarios como Mediterráneo o El Mundo, así como en las revistas El Mono-Grafico, Arte y Creatio o Color Elefante. Como periodista ha trabajado y colaborado en medios como Valencia Plaza, Levante, El Mundo, Las Provincias, La Hoja de Valencia, Mediterráneo, Muy Interesante o Descubrir el Arte. Desde 1995 ha participado también en la producción y escritura de trabajos audiovisuales. Además de cortometrajes de ficción, ha producido y dirigido el documental Teología. Perdimos un imperio por esto (2013) sobre el grupo de post rock decano de España, La Muñeca de Sal, y produjo la grabación del concierto que La Muñeca de Sal y Javier Corcobado ofrecieron en el Festimad de 2013.  

*La foto de Carlos Aimeur es de Ángel Salguero.

lunes, 30 de octubre de 2017

Hoy viene a tomar el té... David Jiménez Martínez


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Parece mentira que una pregunta tan simple tenga una respuesta tan compleja. Supongo que produce en mí las mismas sensaciones que cualquier otra cosa de las que me gusta en la vida, ya sea comer un buen chuletón o jugar al fútbol. Pero centrándonos en el caso que nos ocupa, lo primero que viene a la cabeza es que me permite vivir experiencias y situaciones que, por mis circunstancias personales, jamás podría disfrutar o padecer. En resumen, es una buena manera de evadirse de lo cotidiano.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
No sabría decirte si fue el primero, pero sí que es el primero que recuerdo. Se trataba de Fray Perico y su borrico y fue una lectura obligada (y muy gratificante) por el profesor de Lenguaje.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
Aquí no tengo ninguna duda: Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena. Sin duda, fue un libro que cambió mi manera de ver la Literatura y el que me ayudó a definirme como lector, en primera instancia, y como escritor, después.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
La noche. Aunque por el día leo, no concibo ir a la cama si mi e-reader y pasar alguna hora (a veces más de las recomendables) enfrascado en una buena trama.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
No tengo uno definido, más allá de mi lado de la cama cuando lo hago por la noche. Suelo leer en cualquier sitio y circunstancia. Me vale un sofá, el asiento del coche mientras hago tiempo para que los niños salgan del cole, en la sala de espera del médico.

6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
Pues como he dicho anteriormente, aunque fue una lectura obligada, disfruté muchísimo leyendo Fray Perico y su borrico, así que lo recomendaría encarecidamente.



Biografía

(Cartagena, 1978) es licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. En la actualidad, después de haber desarrollado su carrera como biólogo en el ámbito del control de calidad, ejerce en Castellón como agente marítimo de Vigilancia Aduanera, un cuerpo policial adscrito a la Agencia Tributaria que se encarga de la represión del contrabando y cuya misión principal es la persecución del tráfico de estupefacientes por vía marítima. Tras colaborar durante unos meses con Castellón Noticias redactando artículos sobre novela negra, decidió dar el salto y escribió Muertes de sobremesa (diciembre de 2015, ACEN), con la que consiguió abrirse un hueco en el difícil panorama literario contemporáneo. En la actualidad, ha publicado su última novela, Inspector Solo, con Versátil.
Facebook: David Jiménez El Tito            
Twitter: @DJM_eltito



domingo, 22 de octubre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Guillermo Paniaga


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Mi mundo interior siempre me resultó mucho más interesante que la realidad que me rodea; y la lectura lo nutre de todo lo que necesita. Cada libro que leo es un ladrillo más con el que sostengo las bases de ese mundo. Tienen algo de fetiche también: siento placer con su aroma (me encanta el de los de Edhasa, por ejemplo), con la textura de algunas páginas, con las tapas lustrosas de los nuevos, con las marcadas de los viejos, con las anotaciones de otros lectores en los que compré usados o me prestaron. Recuerdo cuando acá en Argentina había muy poco de Kierkegaard en las librerías y me iba a las bibliotecas públicas a buscar sus obras; en una cuya edición era de 1940 y tantos había cantidad de reflexiones en lápiz de alguien que había sacado casi las mismas conclusiones que yo pero cincuenta años antes; fue alucinante leer a ese otro lector al que le pesaban las mismas cuestiones existenciales; fue  algo así como encontrar un amigo distante con el que podía compartir las piedras que se suelen cargar cuando se anda detrás de esas lecturas. Me hace feliz descubrir libros que me devuelven la fascinación que tuve con las primeras lecturas que intuí fundamentales, como cuando hace algunos años llegué a Bolaño y sentí el mismo fuego que me había abrasado mil años atrás leyendo a Cortázar. Tengo un podio de autores que alimentan esa felicidad: Cortázar y Bolaño, a los que ya mencioné; Kundera, Camus, Salinger, Pavese y Auster; son la primera línea; cada uno de sus libros explican mi vida: la de adentro, la del mundo que sólo yo sé.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
Los primeros libros me los leía mi viejo, cuando nos íbamos a dormir. Eran de una colección que había salido en los 70: Los cuentos del Chiribitil, que como no podía comprármelos, se  los pedía prestado a un vecino de nuestro barrio. Hace poco me puse a rastrear sobre esos libritos: eran del Centro Editor de América Latina y salieron poco antes del golpe de Estado del 76. Después, cuando ya supe leer vinieron los libros de Julio Verne en las versiones reducidas para chicos. Más tarde busqué los libros completos de esas mismas novelas: La vuelta al mundo en 80 días, 20.000 leguas de viaje submarino, etc. Muchas, muchísimas revistas de historietas. Recuerdo también una primera visita fascinada a los cuentos de Poe. Pero más que nada recuerdo el primer libro que me tocó una cuerda profunda y me hizo llorar a moco suelto. Fue en el 82; guerra de Malvinas, muerte de mi abuela paterna y yo leyendo la novela que me había prestado una maestra de la escuela que me sabía interesado por la lectura y me alentaba por ese camino. El libro era Mi planta de naranja lima. No podía creer que a mis once años, yo, que venía con los pantalones rotos y las rodillas sangrando de la calle, con los zapatos destrozados y moretones en las piernas después de jugar al fútbol pateando piedras, ¡¡estuviera llorando con y por un libro!! De verdad me quebró. Y no eran algunas lágrimas, era llanto desconsolado. Ese libro fue la verdadera puerta de entrada. Con la maestra sigo en contacto gracias a facebook y le tengo una gran estima a pesar de saberla de pensamiento derechoso bastante facho.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
Rayuela, de Julio Cortázar. Lo leí muchas veces y lo seguiré leyendo muchas veces más. Me desarmó la primera vez que lo  leí y cada vez que vuelvo me encuentro con algo más que antes había pasado por alto. Cuando por fin pude visitar París, recorrí específicamente muchos de los sitios en los que transcurre la novela.  Tiene la virtud (y el defecto tal vez) de hacernos entrar con exceso de confianza tanto al libro como a la literatura en general. Y uno pasa saludando a los gritos, se saca los zapatos, se acomoda en el sillón y pone las patas sobre la mesa sin que en ningún momento sienta que está violando algo sagrado (a la LITERATURA con mayúsculas, diría Oliveira). Ese exceso de confianza nos hizo creer a muchos que también podemos atravesar la línea que demarca la zona “lector” y ponernos a escribir.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Cualquier momento es bueno. Aunque extraño, cuando se podía fumar en los lugares públicos, leer en los cafés con un cigarrillo, levantando la mirada de tanto en tanto para ver a la gente que pasaba ajena al torbellino de cosas que tenía entre manos.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
Mi rincón de lectura oficial es una reposera rodeada de mis libros y con un puf para apoyar los pies. Y el no oficial, pero no menos importante, el trono sagrado de mi baño.

6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
Cualquiera de los libros de María Elena Walsh; Dailan Kifki, tal vez si debe ser uno. Pero para un peldaño más en edad, para lectores de nueve o diez años en adelante, recomiendo sin dudas la saga de los confines, de Liliana Bodoc (Los días del venado; Los días de la sombra; y Los días del fuego). A mi hija (que ya no es una niña), que venía sumergida con Harry Potter (gusto que también comparto), me costó convencerla para que los empezara a leer. Hoy es fanática de la autora.


Biografía

Nací en Rosario, Argentina, el 30 de mayo de 1971. Me formé como periodista. Escribo y tomo fotografías, pero me cuesta llamarme escritor o fotógrafo. Soy padre y me siento orgulloso de la valentía, fortaleza, inteligencia e independencia de mi hija Ludmila. Vivo solo. Corrí dos maratones. Después de cinco años, he vuelto a fumar.

lunes, 16 de octubre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Luis Guillermo Franquiz


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Disfruto mucho con la lectura porque me enriquece, me nutre; no me imagino sin poder leer, sin libros a mi alrededor. A través de la literatura viajo, aprendo, miro el mundo que me rodea, entiendo el reflejo de mí mismo en los demás.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
El tren de las 4’50 de Agatha Christie.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
¿Sólo uno? Me lo pones difícil. En todo caso, cualquier título de mis autoras favoritas: Virginia Woolf, Anaïs Nin o Marguerite Duras.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Siempre estoy leyendo. No hay un momento del día específico para ello. Todo lo que pido es silencio y una taza de café.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
El rincón de lectura está en mi estudio. Es lo que Virginia Woolf llamó “un cuarto propio”. Allí están mis libros, mi escritorio y mi sillón para leer. Es mi lugar favorito para sentirme a gusto con un libro entre las manos.

6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
Por supuesto. Hay un escritor venezolano al que admiro mucho: Fedosy Santaella. Él tiene varios títulos interesantes: Historias que espantan el sueño, Verduras y travesuras, Fauna de palabras y Miguel Luna contra los extraterrestres.


Biobibliografía
 
(San Juan de los Morros, 1974). Narrador. Ha participado en diversos talleres de literatura, entre ellos, el taller de narrativa de Monte Ávila Editores, bajo la coordinación de Carlos Noguera (2007), el taller de narrativa de la Casa de las Letras Andrés Bello, dirigido por Julián Márquez (2007), el taller de novela con Fedosy Santaella (Santa Palabra, 2008) y el taller de diario íntimo bajo la dirección de Alejandro Oliveros (Escribas, 2008). Participó en la IV Semana de la Narrativa Urbana, organizada por el Centro Cultural Chacao (Caracas, 2009) y forma parte de la antología Tiempos de ciudad, publicada por la Fundación para la Cultura Urbana (Caracas, 2010). También participó en el Jam de escritura del Festival de la Lectura Chacao 2012, y en el encuentro de narrativa Caracas Transmedia (2013). Sus textos han aparecido en diversas publicaciones literarias, entre ellas: Las malas juntas, Los hermanos Chang, Literalia, Gente rara y Ficción breve venezolana, destacándose su participación durante un año en la web literaria y de actualidad Prodavinci. Obtuvo mención honorífica en el I Concurso de Cuentos Salvador Garmendia (2016), auspiciado por la FILUC.

.

lunes, 9 de octubre de 2017

Hoy viene a tomar el té... Gabriella Campbell


1.- ¿Por qué te gusta leer?
Fue un intento de mi hada madrina por hacerme la vida más llevadera. Verás, cuando iban a bautizarme mis padres invitaron a todos nuestros amigos y familia (mi padre es irlandés y son nueve hermanos, así que imagínate cómo se llenó aquello), pero se les olvidó invitar a la hechicera malvada, por aquello de que era malvada y temían que se disolviera en un charco al entrar a la iglesia.
La hechicera apareció (no se hizo charco ni nada, por desgracia) y, muy enfadada, me impuso una maldición terrible:
—¡Serás escritora! —dijo ella, con todo su glamour maléfico.
Todos los presentes entendían lo terrible que era aquella maldición. Hubo muchos llantos, mesado de cabellos, desgarro de túnicas, etc.
Así que mi pobre hada madrina hizo lo único que podía hacer, dadas las circunstancias.
—Bueno, por lo menos te gustará leer —dijo, con cara compungida, y me tocó en la cabeza con su varita mágica.
O eso me han contado.

2.- ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste?
No recuerdo el primer libro; probablemente fuera alguno de esos aburridos para niños con sílabas sin mucho sentido, de los que se crean solo para aprender a leer. El primero del que guardo un recuerdo pleno y emocionado es El señor de los anillos, porque yo sabía que era un libro para adultos, pero apenas tenía once años. Lo disfruté un montón, aunque obviamente me salté algunas partes. Ni con once años me iba yo a tragar la tontería esa del Tom Bombadil.

3.- ¿Cuál es tu libro favorito?
Buenos presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman. Tengo mil libros favoritos, en todos los géneros y niveles de lectura, pero creo que Buenos presagios es el que más disfruté. Era un libro que no quería que se terminase nunca.

4.- ¿Y tu momento favorito para leer?
Por la noche, antes de dormir.

5.- Descríbenos tu rincón de lectura.
Es la cama, por lo antes mencionado. También me sirven una cafetería, un tren, cualquier sala de espera, una terracita o donde sea. Lo que pasa es que mi cama es el mejor sitio, porque tengo el hueco de mi culo hecho y porque suele hacerme compañía mi gato. Como podréis apreciar por la imagen, parte de la estantería está combada: esto es porque antes tanto el armario como ese estante estaban a reventar de libros. Desde hace un tiempo intento limitar la cantidad de libros en papel que tengo en casa: los voy donando o comprando en digital. Por desgracia, mi gato no sale en la foto. De cualquier forma, hacerle una buena foto a un gato negro siempre es una labor harto difícil.

6.- ¿Nos recomiendas un libro infantil?
La historia interminable, aunque seguro que ese te lo han dicho mil veces. Pero es tan tan tan bueno que no hay más remedio. Bueno, venga, yo no había venido aquí a hablar de mi libro, pero es parte de esa maldición de escribir, ya mencionada al principio. Para niños de diez a cien años, recomiendo fervientemente El día del dragón, una historia de fantasía cómica que incluye el peor chiste del mundo. True story.


Biobibliografía

Nació en Londres, pero lleva en España toda la vida. Se licenció en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y ha sido mil cosas (traductora, editora, correctora, lectora profesional…), pero ahora sobre todo escribe. Tiene un libro de relatos (Lectores aéreos), uno sobre corrección (70 trucos para sacarle brillo a tu novela) y varias novelas publicadas a medias con José Antonio Cotrina (El día del dragón, El fin de los sueños, Crónicas del fin). Le gustan cosas raras como la fantasía oscura, la publicación híbrida y la mercadotecnia de la atracción, e intenta ayudar a otras personas a escribir más y mejor mediante talleres, cursos, conferencias y su página web: Gabriella Literaria (www.gabriellaliteraria.com).